jueves, 22 de marzo de 2012

Las pruebas del camino - Confrontando ogros y dragones



"La heroína cruza el umbral, abandona la seguridad del hogar de sus padres y parte en búsqueda de sí misma. Asciende por colinas y atraviesa valles, vadea ríos y corrientes, cruza secos desiertos y bosques oscuros, y penetra en el laberinto para encontrar qué hay en el centro de su ser. En el camino encuentra ogros que intentan engañarla llevándole a callejones sin salida, adversarios que desafían su astucia y resolución, y obstáculos que tiene que evitar, rodear o vencer. Para poder hacer este viaje, necesitará una lámpara, mucho hilo y toda su astucia.
Pero me estoy adelantando. ¿Por qué está ella ahí afuera en la noche, perdida en el laberinto? ¿Qué tesoro está buscando y cuál es el dragón que lo custodia?

De manera metafórica, está sola en la noche, vagando por el camino de las pruebas, para descubrir sus fuerzas y capacidades y para desvelar y vencer su propia debilidad. De esto se trata cuando se abandona el hogar y se emprende el viaje. El hogar constituye la seguridad de lo conocido. La escuela, un trabajo nuevo, los viajes y las relaciones, le proporcionarán oportunidades para observar y poner en práctica sus cualidades positivas y los aspectos negativos que proyecta en los demás. Ya no puede culpar del resultado de su vida a sus padres, hermanos, amigos, amantes o jefes; ha llegado el momento de mirarse a sí misma. Su tarea es la de empuñar la espada de su verdad, encontrar el sonido de su voz y elegir la senda de su destino. De esta manera encontrará el tesoro que está buscando.


Tropezará con obstáculos a lo largo del camino, tanto en su mundo externo racional, como en el mundo interno de su psique. El camino exterior de las pruebas le llevará, a través de una carrera esperada de obstáculos, a los títulos académicos, ascensos, prestigio, matrimonio y éxito económico. Los dragones estarán allí custodiando las recompensas diciéndole que no tiene posibilidades de éxito, que en realidad no está haciendo lo que quiere hacer, y que, de todos modos, hay mucha gente más cualificada por delante de ella. Estos dragones aparecerán a veces para desalentarla, tomando la forma de padres, maestros o jefes.

Sin embargo, el dragón más difícil de vencer de todos es el reptil social que sonriéndole le dice: “claro, querida, puedes hacer todo lo que desees”, mientras continúa saboteando sus planes, proporcionándole pocas oportunidades, sueldos bajos, atención inadecuada a sus hijos y escasas posibilidades de promoción. Lo que este dragón le está diciendo en realidad es: ”claro, querida, puedes hacer todo lo que desees, mientras hagas lo que nosotros queremos que hagas”.
Aparecerán ogros en su camino, para probar su resistencia, su capacidad de decisión y de establecer límites. Sus compañeros de trabajo la molestarán, sus jefes contrariarán sus peticiones, y sus amantes le dirán que no la quisieron desde el principio. Será tentada por juegos de sexo y manipulación, disfrazados de respuestas a sus necesidades de poder, realización y cariño. Se sentirá halagada pensando que ha llegado al territorio del poder y de la independencia, cuando todo lo que ha recibido no son sino talismanes de éxito."



Fragmento de "Ser mujer. Un viaje heroico. Un apasionante camino hacia la totalidad"

No hay comentarios:

Publicar un comentario